Muchos viajeros no saben que cada vez que un vuelo se retrasa o se cancela implica que tienen unos determinados derechos. En el caso de que el pasajero se encuentre dentro del avión y su vuelo se retrase más de dos horas, la tripulación de la aerolínea tiene que proporcionarle agua y aire acondicionado.

Cuando el retraso supere las cinco horas, al pasajero se le permite abandonar el avión y volver a la puerta de embarque. Si el vuelo se retrasa más de dos horas y el pasajero se encuentra en la puerta de embarque la aerolínea está obligada a proporcionarle comida, bebida y acceso a telecomunicaciones.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!